Una maleta de fin de semana en Milán

Buenos días a todos. ¿Cómo habéis pasado este fin de semana tan lluvioso? Se acerca el mega puente de diciembre y, pensando en aquellos afortunados que os vayáis de escapada, os traigo una maleta de fin de semana, de esas que son para viajar sin facturar, de las pequeñas que todos odiamos hacer.

Para empezar, es importante saber el tiempo y el plan. No es lo mismo meter calzado para días de lluvia o sol, ropa para frío polar o invierno calmado ni para turismo callejero o planes de museos o copas nocturnas. Cada plan y cada clima requieren una cosa.

IMG_6516.JPG

Os ayudará haceros una lista de ropa dividida en días, como si fuera un horario de los que hacíamos en el colegio. Así, además, podrás ver más fácilmente si hay prendas de ropa que no es muy probable que te pongas y estés transportando sin sentido.

IMG_6558.JPG

Para la maleta que os traemos hoy, un fin de semana (de viernes por la tarde a domingo por la noche) de mucho turismo en Milán y alguna cena y copas por ahí, con dos pantalones teníamos más que suficiente. Mi recomendación: unos vaqueros con bajo desflecado pitillo y al tobillo y un pantalón pitillo de cuero negro. Ambos son todo terreno y podemos ponérnoslos para el día o la noche indistintamente.

IMG_6559.JPG

También metemos en la maleta 4 jerseys en tonos neutros. Al ser de colores neutros y lisos nos permiten multitud de combinaciones diferentes: blanco, negro, gris y beige, de cuello caja, cuello alto y uno con cuello caído estilo baba. 4 jerseys para 3 días pueden ser muchos, con 3 puede ser más que suficiente pero como habíamos hecho el cuadrante sabíamos que necesitábamos: uno puesto en el avión de ida+uno puesto en el avión de vuelta+uno para el sábado (que no viajábamos) y a mí me gusta meter uno de repuesto por si me mancho o si hace mucho frío poderme poner el de cuello alto blanco o negro debajo de el beige y así estar calentita.

IMG_6564.JPG

Como los jerseys eran gorditos, 4 camisetas blancas y negras para ponernos debajo. La idea es no quitarse el jersey por lo que, en principio, no se van a ver, pero por si acaso en algún sitio hiciese muchísimo calor, mejor que sean camisetas en tonos neutros, que peguen con todo.

img_6569

2 camisas; una para la cena del viernes y otra para la cena del sábado, con un blazer negro encima. Como véis, tampoco son de colores llamativos, no me condicionan si cambio de idea sobre el modelito inicialmente pensado, y ya las alegraré todo con complementos que darán el toque.

IMG_6566.JPG

Un par de pendientes llamativos (unos dorados con pedrería y unos grandes aros), dos collares de piedras cortos para los jerseys de cuello caja y un colgante largo para los de cuello alto. Esto es la clave de todos los looks. Si hemos apostado por colores neutros y básicos, combinémoslos con complementos llamativos y originales que aporten el toque que les falta.

img_6565

Tan sólo metí dos pares de zapatos: unos sleepers de terciopelo negro planos, cómodos para caminar y aptos para salir por la noche con ellos (sí, con tacones mucho más mona para copear, pero ocupan un montón de espacio en una mini maleta y además, son incómodos después de todo el día pateando los principales monumentos y tiendas de Milán y en ciudades de suelo empedrado como ésta son lo peor) y unos botines de cocodrilo marrón también planos, porque había amenaza de lluvia y con los sleepers iba a chapotear por todos los charcos de Milán.

El mejor invento para una maleta: los chalecos ultraligeros de Uniqlo. El mío es negro y se pliega muchísimo, hasta meterse dentro de la bolsita que veis a la izquierda. No ocupan nada y abrigan mucho, por lo que si, de repente hace mucho frío, lo sacáis de la fundita y os lo ponéis debajo del abrigo y asunto solucionado.

Sólo dos bolsos: Un bolso cruzado de tamaño medio (que sirva igual para el día que para las cenas por la noche) de cuero y pelo, de nuevo, de tonos neutros y uno azul marino más grande, perfecto para los vuelos y las jornadas de shopping por la ciudad y que, momento dado, se pliega para meterlo en la maleta (modelo Pliage de Longchamp).

img_6568

Metí, además del neceser, una pequeña plancha de pelo en la maleta, que Milán es un sitio muy húmedo y no me gusta llevar mal el pelo (con la humedad se me pone como una escarola) y como esta plancha es tan pequeñita resulta perfecta para darte un toque rápido antes de salir del hotel y así ir perfecta.

IMG_6570.JPG

Un fular (en este caso, estampado que pega con toda la ropa lisa y neutra que llevamos) es absolutamente imprescindible cuando vas a coger un avión si no quieres morir congelado…y durante el viaje llevas la garganta protegida y con estilo, aportando otro toque chic al look que hayamos escogido.

Todo esto, combinado con un buen abrigo y una buena guía turística de la ciudad (además de la mejor compañía), y listos para un finde de turismo, compras y planes nocturnos.

¿Qué os ha parecido? ¿Qué tal se os da preparar maletas de fin de semana?

Muchos besos a todos, ¡tened buen lunes!

 

 

 

One thought on “Una maleta de fin de semana en Milán

  1. Me ha encantado el chaleco de Uniqlo, las planchas para el pelo también son muy importantes, y en general todo perfecto porque combina todo entre sí… y por supuesto el foulard eso no puede faltar jamás de los jamases

    Saludos
    lola

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s